Apple tiene como objetivo tener el mejor smartphone del año y lo va a tener muy difícil para conseguirlo. La competencia ha conseguido hacer varios teléfonos casi todo pantalla como Samsung, LG o Xiaomi con su Mi MIX 2 que se presentará únicamente un día antes, pero Apple quiere ir un poco más allá y no pondrá ningún tipo de marco en su móvil, y eso conlleva consecuencias, como el no poder incorporar un TouchID como en otras generaciones.

Su precio seguirá siendo desorbitado

Todos los analistas están comentado estos días que subir el precio del nuevo iPhone por encima de los 1000 dólares sería un error, ya que Samsung al haber lanzado su gama alta antes y haberlo puesto por 1010 euros, condicionaría mucho en la elección del precio de Apple, por lo que apuntan a que la compañía de cupertino no se atreverá en subirlo tanto de precio por los riesgos que tiene.

Pero en la otra mano, nos encontramos que las filtraciones siguen apuntando a que el precio del iPhone empezará en 1000 dólares en su versión más básica de 64 GB y subiría hasta los 1200 dólares en su versión de 512 GB. Muchos rumores que resolver en la presentación del nuevo iPhone el día 12 de septiembre.