Mara Fernanda Castilla Miranda salió el jueves por la noche a divertirse a un bar de Cholula, Puebla.
Cerca de las 5 de la mañana del viernes 8 de septiembre abordó un taxi de la empresa Cabify para dirigirse a su casa, a la que nunca llegó.

Después de salir del bar The Bronx nadie volvió a saber de la joven de 19 años, que vestía leggins negros, blusa de tirantes beige, flats negros y cabello suelto.

Amigos y familiares comenzaron su búsqueda a través de las redes sociales y también cuestionaron a Cabify sobre los datos del chofer del taxi que abordó Mara Fernanda.

La empresa respondió que desde la tarde del viernes 8 de septiembre “el equipo legal de Cabify ha estado en comunicación con la familia de Mara Castilla para esclarecer la situación y colaborar con las autoridades correspondientes”.

Añadió que la empresa se ha mantenido comunicación con el chofer que brindó el servicio, y quien acudió la noche del 9 de septiembre a rendir su declaración de manera voluntaria ante el Ministerio Público.

Este lunes, Cabify informó que su socio ha dado toda la informacion que ha sido solicitada la Fiscalía, incluyendo el detalle del viaje y datos adicionales que no pueden hacer públicos pues podrían interferir y afectar la investigación.

La empresa también ha difundido la foto de Mara Fernanda en sus redes sociales pidiendo datos para su localización.

Cabify señaló “ continuará dando seguimiento y se mantendrá en constante comunicación con las partes involucradas para colaborar activamente en su búsqueda”.