Paul Manafort, ex coordinador de la campaña de Donald Trump en 2016, se entregó al FBI por supuestamente estar implicado en la injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, conocido como “Rusiagate”. Además de Monafort, el gran jurado presentó 12 cargos contra Richard W. Gates, ambos son acusados por lavado de dinero, falso testimonio y conspiración contra Estados Unidos.

Este lunes, el comisionado de investigar el caso Robert Mueller, anunciara a las personas que acusó formalmente por haber mentido y estar implicados en una presunta intervención de Rusia en la elección donde Donald Trump resultó victorioso.

Manafort fue uno de los primeros implicados desde que inició la investigación. Hace 2 meses, Mueller ordenó que se cateara su domicilio para buscar documentos o pruebas de nexos con el Gobierno Ruso que estuvieran interesados en los comicios estadounidenses.

Uno de los principales problemas de Donald Trump desde su llegada a la Casa Blanca son las acusaciones de la presunta ayuda que recibió de Rusia para ganar. Con el paso de las semanas se ha dado a conocer que cuando menos uno de sus hijos y distintos colaboradores y ex colaboradores se reunieron con funcionarios rusos sin que eso implique una intervención directa.