En el orbe mundial de la política, cada vez le muestran al Gobierno de México como se combate a la corrupción, ahora los países centroamericanos han dado muestra de una enérgica ley en contra de funcionarios que hacen mal uso de los saldos gubernamentales.

Ahora la Justicia de Honduras, expidió una orden de arresto en contra de la  ex primera dama de ese país Rosa Elena Bonilla, esposa del expresidente hondureño Porfirio Lobo durante el periodo 2010-2014, y fue capturada hoy por elementos de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) en Tegucigalpa por el supuesto delito de delito de malversación de caudales públicos por apropiación, denuncia que fue presentada por la CNA.

Según la prensa local, la detención de Bonilla se registró en su residencia, en el sector de El Chimbo, en el extremo oriente de la capital hondureña, en una operación coordinada por el Ministerio Público.

A Bonilla, quien fue aprehendida hacia las 06.00 hora local (12.00 GMT), se le acusa de haber traspasado dineros de una cuenta bancaria de un programa social a una particular suya por unos 12 millones de lempiras (unos 506.000 dólares), a cuatro días de que concluyera el mandato de su esposo, el 27 de enero de 2014.

La denuncia fue presentada, según el CNA, después de que el organismo, mediante una investigación, habría comprobado que el 22 de enero de 2014 Bonilla retiró de un banco 12 millones de lempiras que estaban en una “cuenta de la Casa Presidencial/Despacho de la Primera Dama” y los transfirió a una cuenta personal.

La ex primera dama ha negado los hechos a través de su apoderado legal, Julio Ramírez, quien el 22 de febrero pasado calificó como un “circo” la denuncia del CNA y afirmó que su defendida es inocente de lo que se le acusa.

Añadió que Bonilla ha reiterado su disposición para que se le investigue en cualquier momento.