El primer ministro de Barbuda, Gaston Brown, confirmó lo que era un rumor a lo largo de día miércoles.

El mandatario de la isla del Caribe dio a conocer que tras un sobrevuelo pudo corroborar que el 90 por ciento de las estructuras del país fueron destruidas por el huracán Irma (Categoría 5).

En sus primeras declaraciones a una cadena de televisión local el mandatario dijo que el paso del fenómeno generó una “devastación absoluta”. Pese a la magnitud de la destrucción, solo se ha confirmado la muerte de una persona. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no hay certeza de los afectados porque los sistemas de comunicaciones dejaron de funcionar.

El ojo de la tormenta, que era más grande que la misma isla, pasó poco después de la 1 de esta madrugada, hora local (5:00 GMT), con vientos de 250 km/hora antes de que los equipos de registro dejaran de funcionar y se dejaran de recibir nuevos datos.

Le recomendamos: Las “condiciones perfectas” que hacen que el huracán Irma sea más poderoso y peligroso de lo que se esperaba

Irma es “extremadamente peligroso”, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por sus siglas en inglés), ha alcanzado ya vientos máximos sostenidos de hasta 298 km/h.

“El costo de reparación de la infraestructura será de no menos de 150 millones de dólares. En este momento Barbuda es apenas habitable. Al menos el 60 por ciento de la población fue desplazada de sus hogares; e incluso ahora están refugiados en casas dañadas”, agregó Brown a la cadena local ABS.