El día de ayer por la noche entre abucheos y exigencias de la afición incomparable, los tigres obtuvieron el triunfo, tras un gol de André-Pierre Gignac y un arbitro a favor, ya que les perdonaron un penal en el minuto 92.