El 17 de octubre de 1953 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto en el que se reconocían los derechos de las mujeres, entre ellos, el de poder votar y ser votadas en las elecciones populares. La iniciativa fue una propuesta de campaña del presidente Adolfo Ruiz Cortínes. En 1955 fueron las primeras votaciones en las que participaron.